Visiones fugitivas

Es hora de decir adiós

El 21 de julio de 2010 abrí este blog. Como fue el primero no pensé que fuera a llegar muy lejos. Hoy, tres años y medio más tarde, plenamente orgulloso de haber parido esta criatura, me dispongo a cerrarlo para poder dedicarme a otros proyectos. Sigue leyendo

Categorías: Visiones fugitivas | 3 comentarios

Estáis acomplejados por el fascismo

No me lo dijo un politólogo. Ni un historiador. Fue algo mucho más directo, más sincero. Más sangrante. Esta frase me la espetó una chica italiana, rubia, bellísima, una verdadera femme fatale cuyos indudables encantos no aliviaron la dureza de una frase cuyo sentido he tardado tres años en descubrir. Sigue leyendo

Categorías: Visiones fugitivas | 3 comentarios

El civismo que todos llevamos dentro

Ayer me encontraba por el barrio a la busca y captura de unas setas para preparar un risotto a unos amigos que veían a cenar a casa cuando presencié una buena muestra de civismo, morbo, ineficacia administrativa y pasividad social. Mientras llamaba por teléfono junto a un contenedor atiborrado de basura, un desalmado pasó a mi vera y soltó una colilla al montón de basura, dando inicio a un incendio que bien podría haber acabado en tragedia. Sigue leyendo

Categorías: Visiones fugitivas | Deja un comentario

La música y la risa: Alfred Brendel nos da una lección para la vida

Esta noche he tenido la suerte de disfrutar de una conferencia ilustrada por una magnífico pianista. Un momento especial para aquellos afortunados que hemos compartido una lección musical de manos de un verdadero maestro. Una oportunidad única para acercarme andando al Auditorio Nacional de Música (ventajas de vivir al lado) y sentarme a la vera de Alfred Brendel para escuchar lo que piensa sobre la relación entre la música y la risa. Sigue leyendo

Categorías: Visiones fugitivas | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

San Fermín, pobre de mí

Pobre de mí, San Fermín, que cada año te contemplo con los mismos ojos atónitos, esperando que aparezcas de una vez por todas para acabar con este espectáculo o, al menos, que no lo hagan en tu nombre. Para que le expliques a la gente del mundo entero (pues todos dicen conocerte) que a ti no te mató un toro, no, que te cortaron la cabeza los romanos en Amiens por ser el primero obispo en la región de la Picardía (qué se te perdería por allí, por cierto, habiendo nacido en Pamplona). Sigue leyendo

Categorías: Visiones fugitivas | Deja un comentario

De modas, costumbres y otros imponderables

Que sí, hombre, que ya lo sé. Que las costumbres son cosas importantes que no hay que pensar, sólo repetir. Pero qué queréis que os diga, a mí me da por pensar (habrá peores enfermedades, supongo), y hoy se me ha metido en la cabeza la extraña forma de vestir que tenemos en España. Y como mi cabeza es pequeña y poco le cabe, cuando algo entra sale todo lo demás: no me queda otra pues que hablar de ello hasta vaciarla por completo.
Sigue leyendo

Categorías: Visiones fugitivas | 7 comentarios

Altanería y bajeza

Me ha pasado otras veces, pero nunca con tanta frecuencia ni intensidad como en Madrid. Será cuestión de riqueza, de poder (y de eso hay en Madrid de sobra), pero también de necesidad de vivir de las apariencias, de esnobismo. Sigue leyendo

Categorías: Visiones fugitivas | 5 comentarios

Los ídolos: una necesidad del ser humano

Decir que el ser humano ha sentido la idolatría como una necesidad en el pasado sería correcto en parte. El ser humano tiene la necesidad de rodearse de ídolos, y como esa necesidad se muestra consustancial con su naturaleza, tan lógico es que los ídolos hayan acompañado al hombre en el pasado, como que lo hagan en el presente y de seguro que lo harán en el futuro. Sigue leyendo

Categorías: Visiones fugitivas | Etiquetas: | 4 comentarios

Todos y cada uno de nosotros

Me resulta imposible caminar por la vida sin admirar a los que me rodean. Basta un simple paseo matutino por la estación de metro, dos minutos nada más, para cerciorarme de que todas las cualidades humanas están presentes en los rostros de la gente.  Se puede apreciar quién es guapo, feo, remilgado, pedante, cariñoso, antipático, dadivoso, chulo, interesante o anodino.

En este mundo tan ilógico y contradictorio lo perenne es lo muerto, como las piedras o las nubles, mientras que lo caduco somos nosotros, los vivos, tú y yo.  Muchos tiempo después de que no quede sobre la faz de la Tierra ningún animal vivo, seguirán habiendo amaneceres que nadie contemplará, playas cálidas que nadie disfrutará y montañas altas a cuyas cimas nadie subirá.

Por eso me gusta reparar en este paso efímero que somos los humanos, en cuyos rostros parecen detenerse, como haciéndose eternos por un instante, todas las virtudes y defectos que nos caracterizan: esa humana capacidad de amar y odiar que todos y cada uno de nosotros tenemos guardada en nuestra única e individual originalidad.

Categorías: Visiones fugitivas | 1 comentario

Empecemos a celebrar el Año Nuevo Chino

Cuentan que Napoleón se refirió a China como el gigante dormido. “Dejémoslo dormir”, dijo, “pues cuando despierte temblará el mundo”. Resulta curioso que doscientos años más tarde todavía seamos tan ciegos (o necios) como para pensar que los chinos son unos pobres trabajadores que pueblan los badulaques españoles, tiendas textiles de bajo coste y restaurantes de perfume agridulce. Claro que son esto. Pero también son más cosas. Muchas más. Sigue leyendo

Categorías: Visiones fugitivas | Etiquetas: , | 2 comentarios

Blog de WordPress.com.