Colaboración V: Lo que yo habría escrito si tuviera un blog, o “Los cuentos de Hoffmann”

Por Miki Mijailovich

Buenas, el sábado estuve en el Liceu, viendo la obra del Romanticismo francés “Les contes du Hoffman” de Jaques Offenbach (he leído que el sólo compuso la obra en piano, y que la orquestación es de un amigo suyo). Estuvo muy bien… tanto que el miércoles repito…

Y eso que han osado alterar el orden de los cuentos y encima, matar a Giuletta!… bueno, aixó es Catalonia

El amigo Ernst Theodor Amadeus Hoffman por lo visto era un monstruo: Jurista, pintor, escritor, y director de Orquesta!!!

Creo que lo que más me gusta es el marco operístico de los cuentos: La acción comienza en una Bodega en los aledaños de la Ópera, en el descanso del Primer acto de Don Giovanni, y las referencias a la misma son varias: El comienzo de Don Giovanni viene con el personaje de Leporello “Notte e Giorno Faticar”… aquí queda sustituido por el “notte e Giorno mal dormir” de Nicklausse (por cierto curioso galicismo del nombre alemán “nicklaus” (Nicolás) – y, sí, de ahí viene lo de Santa Klaus-.

Los cuentos en sí además de tener como hilo de conductor al propio Hofmann (clara inspiración para Unamuno o Stephen King de meterse en su obra – aunque claro, a hofmann lo meten, no se mete él) y a la musa “incorporatta en Nicklausse” (otro ejemplo, junto con Cherubino de Le Nozze di Figaro de una mezzosoprano haciendo papel de hombre) presentan claras conexiones entre la realidad de la taberna y el presente del poeta. La verdad es que la trama está muy bien hilada tanto escénica como musicalmente.

Incluso cuando en la Barcarolla son los divanes del Palacio veneciano de Giuletta los que parecen bogar de uno a otro lado del escenario (tampoco es tan descabellado, puesto que si no el Director de escena tiene que introducir un Canal veneciano en el escenario) o cuando Olympia baila el Vals con unos patines en línea (lo típico de las marionetas…) la obra te cala profundo, te atrae, te intersa y deja muy buen sabor de boca.

Supongo que si tuviera un blog como el tuyo si que hubiera hecho una entrada sobre el asunto… en fín..

—————————————————————————————————————————————-

Me he permitido el lujo de copiar este correo electrónico que me ha mandado un buen amigo mío, y hacer una entrada con su contenido, una colaboración no consentida pero cuyo valor se demuestra por sí misma.

A lo sumo me limitaré a comentar:

1. Que el relato del “hombre de arena” es una maravilla de la literatura fantástica, y una muestra de la genialidad de E.T.A. Hoffman. El grupo METALLICA hizo bien en aprovechar esta historia para sacar el homónimo single.

2. Que Hoffman no sólo fue jurista, sino juez. Aunque ya sabemos, querido Mijailovich, que un juez tampoco tiene por qué ser jurista…

3. Que Hoffmann se llamaba Wilhem, pero cambió ese nombre por el de Amadeus, en honor, obviamente, de nuestro querido Mozart.

4. Respecto al orden de los actos, bueno es saber que la ópera quedó inacabada, y que han sobrevivido distintas ediciones, en las que cada cual ha elegido el orden que ha creído conveniente. El hecho diferencial catalán, en lo que a chauvinismo musical se refiere, lo apreciamos usted y yo en persona en la presentación de Tristán e Isolda. Espero que recuerde el “inclosa Catalunya” y de qué manera espeté aquello de “la música no tiene patria”: sabias palabras de Kant que figuran grabadas en las propias paredes del Liceu… (el que quiere recordar esta graciosa aunque verídica anécdota, que vea mi anterior entrada sobre Enrique Granados).

Os dejo un enlace para disfrutar de un fragmento de esta ópera. No la célebre Barcarola, por todos conocida, sino el alegre ejemplo de maestría que el inimitable Alfredo Krauss nos cedió amablemente. Aquí tenéis el “Kleinzach” de Krauss…

Anuncios
Categorías: Do-mi-sol-do | Etiquetas: , , | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “Colaboración V: Lo que yo habría escrito si tuviera un blog, o “Los cuentos de Hoffmann”

  1. Es un inmerecido honor que mis humildes comentarios sobre esta bella ópera aparezcan publicados en tu blog.

    En fin solo puedo decirte en agradecimiento que espero que tu Musa no te olvide, como no lo hizo con Hoffmann, el cual, postrado en una taberna y conmovido por sus recuerdos, recibió la inspiración de la Musa, que le dijo:

    Ne suis je-rien?
    Que la tempête des passions s´apaise toi!
    L´homme nést plus, renais poète!

    (¿No soy yo nada?
    Que la tempestad de pasiones se calme!
    El hombre ya no existe, Que renazca el Poeta!)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: