Mordiscos de campaña

A uno le gustaría volver a escribir una entrada sobre música, o un relato corto, pero es que la realidad se impone de manera inexorable. Basta darse una vuelta por tu ciudad (y más si ésta es pequeña como la mía) para comprender que estamos en campaña electoral. De modo que, no teniendo más elección (valga la redundancia no buscada) que escribir sobre las elecciones, hagámoslo de un modo diferente. No escribiré una entrada larga sobre un tema: hoy prefiero lanzar varias dentelladas incisivas y desgarrar un poco este débil tejido que llamamos realidad.

1. Mordisco circunstancial. En un día como hoy, 11 de mayo, cuando el sol luce con un brillo no visto en meses, bañando las ciudades con el fulgor primaveral y sus parques con pátina, cuando las rotondas y jardines, por mal gestionados que hayan estado todo el año parecen renacer con vitalidad impetuosa, tenemos elecciones municipales y autonómicas. ¿Será circunstancial que las elecciones sean en primavera? Ahí queda eso.

2. Dentellada partidista. Al ir a tomar café paso junto a la sede local del PP. A escasos metros está la sede local del PSOE. Tan cerca una de otra que no puedo evitar pegarme a la pared contraria y disfrutar de una simetría tan escalofriante: Todo es igual. Las fotografías, los lemas de campaña, las sonrisas de postín, los panfletos y las promesas. Salvo los colores, no podrías distinguirlos. Rojo pasión y azul esperanza. La mercadotecnia se encarga de encontrar el “centro político” que tanto ansía nuestra joven democracia, un centro no ideológico, sino capitalista, dirigido a la compra de votos con el menor coste y el mayor beneficio, y donde tienen cabida todas las izquierdas y derechas de España.

3. Bocado interno. Como no podía ser de otro modo, me acerco a las distintas sedes y en ambas ocurre lo mismo: me miran, o mejor dicho, escrutan mi ropa (curioso que la palabra escrutar tenga una segunda acepción relacionada con los partidos políticos y de la que deriva el “escrutinio”) y se hacen una idea de mi potencialidad como votante. Los del PSOE se fijan en mi polo de marca y mi reloj y ponen cara de desagrado. Los del PP hacen lo propio con mi pantalón vaquero desgastado y mis botas sucias. Pero cuando me alejo de allí me doy cuenta de que ambos se han fijado en otra cosa más importante: mi rostro, mi sonrisa lupina, no podía esconder mis verdaderas intenciones. Así que me despacharon rápido, como si fuera un lobo que merodea su rebaño electoral y volvieron a prestar atención a sus ovejas: inmigrantes, ejecutivos con corbata, jóvenes en paro y ancianos más parados aún…

4. Beso con lengua y  canino. Al cruzar el parque donde están las carpas de la Feria del Libro (cuyo fondo bibliográfico de best sellers comprende casi el 90% del total de libros expuestos), me asaltan, ahora sí, los partidos minoritarios, esos que no pueden dejar pasar la más mínima oportunidad para darse a conocer. Cuando estoy rodeado de siglas que parecen decir lo mismo pero con distinto nombre, noto la proximidad de los representantes del PP y del PSOE, que se acercan a la jauría temerosos de perder un miembro para sus rebaños. Y ante semejante congregación me desquito a gusto lanzando una pregunta que quedó sin respuesta: “Ahora parece que estáis muy interesados en preguntarme qué mejoraría de la ciudad, si estoy contento con tal o cual política local o qué pienso de los residuos nucleares, pero ¿dónde estábais vosotros hace unos meses? ¿Por qué no hacéis una verdadera campaña de información, explicando vuestras políticas durante todo el año y no ahora deprisa y corriendo para ayudarme a meter la mano en vuestra urna?”. Al principio me agasajaron con fidelidad y promesas propias del mejor amigo del hombre: el perro. Parecían perritos falderos, dispuestos a complacerme eternamente a cambio de mi voto. Por eso hablo de un beso canino, de perro. Pero acabaron huyendo de mí porque no sabían que podía morder: al fin y al cabo, “canino” también es un tipo de diente. Colmillo, para más señas.

5. Bocatto di Cardenale. Te alejas de este circo en el que se están convirtiendo las campañas electorales, con las fieras domando a los trapecistas, y te refugias inútilmente en un periódico. Pero no puedes pasar de la primera página, que parece un obituario con esquela y todo: el Tribunal Constitucional, una de las instituciones más prestigiosas, dignas e importantes de nuestra Constitución de 1978, ha fallecido por causas naturales. Muchos le dedican una oración por la salvación de su alma, otros le recordamos con cariño y unos pocos ni les va ni les viene, porque no lo conocían. Politizado hasta la médula, cuestionado por todos los representantes públicos y políticos de cualquier signo, ensalzado cuando nos da la razón y vilipendiado cuando nos la roba (ojo, no cuando nos la quita, sino cuando nos la “roba”, que no es igual), compuesto según los periódicos, por Magistrados “progresistas” y “conservadores”… es natural que con este espectáculo nos hayamos cargado un Tribunal Constitucional tan necesario y vital para una democracia sana. Muerte por causas naturales, vaya… ¡y por ello ni siquiera se va a investigar en busca de responsables!

La próxima, sobre música. Lo prometo. O quizás un relato. Ya veremos cómo se da el fin de semana. ¡AAAAUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUU para todos!

Anuncios
Categorías: Res publica | Etiquetas: , , , | 3 comentarios

Navegador de artículos

3 pensamientos en “Mordiscos de campaña

  1. Juan Priego

    Muy buenos días Harry y compañía,
    Vamos a ver si de una vez entramos en debate como debe ser. Voy a intentar reflejar lo que se ve desde dentro de un partido, pues milito en uno de ellos, y voy tratar de ayudarte a destripar ese cadaver que tienes entre las mandíbulas, que se llama elecciones municipales. Las autonómicas no se dan en Andalucía, así que no creo que deba tocarlo. Vamos por dentelladas o por partes como diria Jack “el destripador”:
    1) Tratas el tema de lo limpias que están las calles, y lo florido que está todo, dejas caer que si no será casualidad las fechas de los comicios que nos atañen, y todo esto en el primer bocado.
    A mi personalmente no me gustan las conspiraciones. A mi desde el barrio que vivo en Córdoba me gusta ver todo limpio y cuidado durante todo el año. Y todos los jardineros del barrio me conocen y la patrulla de Sadeco, empresa municipal de limpieza, también. El barrio está todo el año de dulce, desde la Asociación Vecinal de la zona, hemos repartido dispensadores de bolsas para recoger los excrementos de los perros. ¿Que quiero decir con todo esto? pues que los barrios se mantienen limpios, no solo por que el ayuntamiento vaya a barrer, sino por que los ciudadanos tenemos que ser responsables de lo que se hace, y si se hace mal informar al que lo hace mal y vigilar por que se haga bien. Que nosotros los ciudadanos tenemos que comprender que esto no es yo tiro algo y que lo recojan, sino que tenemos que ser responsables y manchar lo menos posible. Eso respecto a la sensación de “ahora es cuando esta todo más limpio”. Posiblemente haya ayuntamientos que hagan eso, que se dediquen a limpiar solo en Abril y Mayo, pero es responsabilidad nuestra, de los ciudadanos y vecinos, que esté limpia siendo activos en las reivindicaciones, y si no te escuchan, entonces puedes salir a la calle a quejarte, pero primero se hacen las tareas.
    2) Vamos a intentar ver el tema de lo que se llama mercadotecnia, como bien dices. Desde mi punto de vista si veo diferencias ideológicas en los lemas. Por ejemplo, la campaña que está haciendo el PP, que se llama “Centrados en ti”, se puede ver perfectamente la ideología de este partido. Como partido neoliberal, cree en la libertad de comercio y el la libertad individual, para lograr los objetivos, eso se ve reflejado en el “..en ti”, pues es una mirada al individualismo y a la libertad de elegir para mejorar uno mismo. La parte de “Centrados…” lo que nos está dejando caer es que ellos no son la derecha que dicen algunos medios y que dicen los rivales. Quieren desmarcarse hacia el centro para poder ganar los votos de indecisos. Ahora vamos a por la campaña que está haciendo el PSOE, el lema es “Para que gane (introduzca aquí su ciudad)”. En este lema se puede ver la ideología socialdemócrata, hace hincapié en el bienestar colectivo de la sociedad en su conjunto, y se ve reflejada esta idea en el sujeto de la frase, quien gana tu ciudad, el conjunto de ciudadanos. Por eso creo que los lemas deben ser mirados y analizados. Estos lemas son, por supuesto, para atraer a posibles votantes que se vean identificados con estos valores. El tema de los colores, son más tema de imagen de marca al igual que los logos, pero eso lo podemos dejar para futuras entradas.
    Así que si creo que al mirar un cartel, puedas distinguir a un partido de otro.
    3)Voy a intentar explicar por que se han equivocado estas personas que dices estaban en las puertas de sus respectivas sedes. Desde la politología existen unos parámetros para determinar la probabilidad de que una persona vote a una opción u otra. Esos parámetros son las características sociodemográficas, étnicas y culturales (Clase, etnia, religión, sexo, genero y edad). Dependiendo de cada una de estas características, y su interrelación, puedes ser un voto potencial o no. El fallo de estas personas estuvo, primero en que te miraron como un voto y no como una persona. Pero si te miran como un posible voto, deberían haberlo hecho bien. Primero no deberían olvidar que no deja de ser una probabilidad, después que las cosas que tu estás marcando como identificativas, son lo que se conoce como fracturas sociales cruzadas, pues son signos que indican una proximidad a un tipo de pensamiento tanto de un lado como de otro, pero no quiere decir que seas eso, pues no estas analizando un todo, sino una muyyyy pequeña parte de un individuo. El análisis que te hicieron fue tan bajo como su preparación como políticos.
    4) Me parece bastante curioso que todos los partidos estén en el mismo entorno. Parece que en tu ciudad están haciendo una campaña bastante agresiva. Tienes razón en la parte de que los partidos políticos no están informando a los ciudadanos durante los 4 anteriores a las elecciones, pues algunos están más preocupados en ver que sillones tienen que ganar y pueden llevar para su propio tablero de ajedrez de clientelismo y red embaucadora. Tanto de un lado como de otro. Existen varias vias de hacer la política y una de ellas es esta y es la más extendida por desgracia. Los partidos pequeños salen solamente unos meses antes de las elecciones, pues no tienen maquinaria para la información, y además si no cogen un sillon, escaño, no se pueden mantener como partido y desaparecen. Pues las ayudas son designadas según la representación que tengas en las ciudades. Por ejemplo, si IU pegara un batacazo en Córdoba, el partido a nivel nacional perderia un 20-30% de sus ingresos.
    5) Me gustaría que entraras más en la piel del “cadaver” del tribunal constitucional, pues antes de emitir un juicio quisiera conocerlo a fondo, pues la información que tenemos es muy vaga y politizada. Por lo cual te invito a hacer una entrada sobre la composición del tribunal constitucional, y lo que mueve a un juez a votar una cosa u otra. Me gustaría saber más sobre el tema.

    Pda: ¿Al final bajaste a Córdoba el fin de semana pasado?

    • Por primera vez parece que vamos a asistir a un debate, si no en toda regla, si al menos en cartabón… recojo el guante y. ante un comentario tan trabajado como el tuyo, no puedo más que intentar contradecir/apoyar tus opiniones. Veamos qué sacamos en claro.
      1). Respecto a lo limpias que están las calles, creo que no me he explicado bien. Soy un firme partidario de la limpieza urbana, en el sentido de que ésta empieza siempre por uno mismo. Ese argumento de “lo tiro al suelo y ya lo recogerán los servicios municipales, y así tienen trabajo” me parece una demagogia barata que esconde a una persona más sucia que el sobaco de un churrero (con el máximo respeto para la higiene de estos profesionales de la masa frita). Estoy de acuerdo contigo y comparto tu actitud (de hecho, la alabo), pero mis tiros/mordiscos iban por otro lado. No hablaba de conspiraciones. Si lees el párrafo, trataba de plasmar con una prosa casi poética (lástima que mi estilo no me haga ganar un nobel…) el fulgor de la primavera, una época en la que la luz brilla con especial intensidad y los jardines explotan de vida. A esto me refería. No es casualidad que los comicios sean en esta época, cuando los días son más largos, la temperatura agradable y somos más optimistas (los problemas parecen menores). ¿Te imaginas votar en Noviembre? Pues con árboles sin hojas, días cortos, lluviosos y fríos, las cosas, la vida, se verían de diferente modo. Y el voto, o el hecho de ir a votar, se vería condicionado. Era sólo eso, soltar la pregunta al aire, por si nadie se había preguntado por qué las votaciones son en estas fechas.
      2. Respecto a los lemas. En verdad, cuando hablaba de las nulas diferencias entre cada partido, me refería a la imagen de marca del cartel. El lema en concreto es un elemento más, muy importante, pero uno solo. El análisis que haces de “centrados en ti” y “para que gane Lilliput” lo veo acertado, y ya pensé algo parecido cuando los leí por primera vez. Por supuesto que hay diferencias en los lemas (y espero desde mi escepticismo crítico que haya más diferencias detrás del lema), pero si te fijas en los carteles, muchos de los apaisados que pueblan nuestras ciudades, tienen una composición muy parecida: el tamaño de la foto, las letras en blanco, el tipo y tamaño de las letras, el relleno en color. Algunos son casi simétricos. Cambias la cara, el lema y las siglas, pero el “formato” es idéntico. Algo así como dos latas de cocacola o pepsicola. Son diferentes y sabrán diferentes, pero miden igual, son redondas y llevan en el culo los ingredientes. A esto me refería con lo de “no podrías distinguirlos”. Claro que yo puedo, y cualquiera, pero era una exageración para profundizar en el hecho de que la mercadotecnia ha equiparado la forma de vender las ideas políticas, pues los asesores de imagen no entienden de ideologías más que lo necesario para aplicar su arte y oficio a la caza y captura de votos.
      3. Amén y chapó (sí, lo castellanizo porque quiero). “El análisis que te hicieron fue tan bajo como su preparación como políticos”. Cierto. Pero también lo es que “me miraron como un voto, y no como una persona”. Si miran con detenimiento, podrían ver que debajo de los clásicos elementos “etiquetadores”, como el vestuario o el periódico que llevas bajo el brazo, hay otros, como hablar con la persona, para saber de qué pie cojea. Pero ellos, como la sociedad en general, son tan simples que prefieren ver la realidad en blanco y negro, (o rojo y azul) guiándose por la ropa, el coche o la gomina/rastas que lleves.
      4. Seguro que están haciendo batalla agresiva… ¡Cospedal vs Barreda! ¿Te parece poco? Has dado en el clavo: el voto determina la financiación, y sin financiación no hay partido. Se trata de mera supervivencia. Triste, pero cierto. Primero hay que sacar dinero y luego se verá qué ideas y valores podemos fomentar desde la plataforma en cuestión.
      5. Lo del Tribunal Constitucional, me temo que será objeto de una entrada futura… aún estamos de luto.

      Un aullido especialmente dedicado a ti, Juan. AAAAAUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUU!!!!!!

  2. Fatima

    A mi tambien me interesa tu opinion sobre le Triunal coostitucional, la espero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: