Textículo sexto

ESPEJITO, ESPEJITO

Cuando Blancanieves tuvo edad para ir a la discoteca, fue. Al ver a un chico más guapo que un príncipe, se puso nerviosa y se encerró en el lavabo para retocarse un poco. Con su mente llena de cuentos y recordando lo que le dijo su madre, se pintó los labios y le preguntó al espejo quién era la más guapa. Como éste no respondía, siguió con los coloretes y las pestañas y se puso tan bella que el espejo no pudo mas que decirle “eres la que estás más buena” (así hablan los espejos en las discotecas). Y así, segura y henchida de orgullo, volvió Blancanieves a la pista de baile para darse cuenta de que, además, era la que estaba más sola, pues el apuesto príncipe ya llevaba un rato besando a otra chica, que se sintió princesa por una noche.

Anuncios
Categorías: Relatos | Etiquetas: | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: